Nacida en los Países Bajos y criada en Carcasona, en el sur de Francia, Paloma van den Akker estudió Diseño en Nimes y Toulouse, lo que le valió un BTS en Artes Aplicadas. Después de ocho años de volar en Air France, el amor la trajo a México. A través de su pasión por Yucatán e interés por la artesanía local, descubrió el increíble arte de los artesanos locales, y así es como se le ocurrió la idea de crear una línea de productos para mujeres y el hogar utilizando materiales naturales locales a través de técnicas tradicionales, con amor. Hecho a mano por talentosos artesanos. Los diseños están inspirados en la hermosa fauna, flora, luz, colores y técnicas que se encuentran en Yucatán.