Trabajamos mano a mano con grupos de artesanos de cinco comunidades rurales de la Península de Yucatán. Nuestro equipo viaja a cada lugar cada semana y realizamos pedidos constantes durante todo el año a los artesanos que trabajan desde sus hogares; Las señoras mayas pueden así atender a sus familias, sus hogares y trabajo artesanal; estas madres mejoran sus ingresos económicos, con nuestros diseños, materiales locales y técnicas tradicionales. Con su talento, los artesanos logran crear estas piezas únicas.